El Grupo Operativo de la Asociación Europea para la Innovación (AEI), DURCAT, es un proyecto piloto innovador para promover el abastecimiento de la demanda interna de trigo duro con producción de proximidad

Promover la producción de proximidad para abastecer la demanda interna de trigo duro de alta calidad

Tags: trigo duro

Fuente: IRTA

El cultivo de trigo duro es actualmente muy minoritario en Cataluña, aunque ésta genera más del 60% de la cifra de negocio de la pasta y las sémolas de todo el Estado.

La demanda interna, que supera las 100.000 toneladas de grano de trigo duro cada año, se cubre mediante trigo de otras zonas de España y del sur de Francia. Sin embargo, experiencias previas indican que el cultivo de trigo duro puede ser una alternativa viable en Cataluña, ya que, en las zonas donde se ha cultivado, los rendimientos han resultado ser similares a los que se obtienen en otras localizaciones.

Con el fin de crear un marco productivo y comercial que permita abastecer la demanda interna de trigo duro de alta calidad y proporcionar a los agricultores un cultivo atractivo que contribuya a diversificar la producción, se acaba de iniciar el Grupo Operativo DURCAT.
El proyecto, que integra todos los eslabones de la cadena del trigo duro, está financiado por el Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación de la Generalitat de Cataluña. Bajo la coordinación de Grupo Gallo, el proyecto cuenta con la participación de la empresa Cereales Aragón y Cataluña (CAYCSA), la Asociación Catalana de Multiplicadores de Semillas (ACML), la Asociación de Cooperativas de las Tierras de Lleida (ACTEL) , la Organización Profesional Agraria Jóvenes Agricultores y Ganaderos de Cataluña (JARC) y el Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA).

A lo largo de las campañas agrícolas de 2019 y 2020 se identificarán las variedades más adecuadas para diferentes zonas productivas catalanas y se proporcionarán a los agricultores herramientas innovadoras para la toma de decisiones en materia de riego y fertilización nitrogenada (basadas en la teledetección y en el uso de sensores), con el objetivo de producir grano de alta calidad de manera respetuosa con el medio ambiente y sostenible económicamente. El proyecto pretende crear un modelo integrador de cadena corta de distribución desde el campo a la industria evaluando, además, el impacto medio ambiental y económico del modelo de producción propuesto.